La reforma tributaria aumentaría impuestos a bancos: Asobancaria

El gremio mostró que entre 2005 y 2014 el promedio de la tasa efectiva de tributación fue de 55,65 % y luego de la reforma tributaria de 2014 subió hasta 62,2 %. Así que los bancos temen a los movimientos del Estatuto Tributario y tienen cifras para demostrarlo.

Batalla contra 4 por 1.000

La reforma tributaria del Gobierno propone mantener el cuatro por mil (gravamen a los movimientos financieros), impuesto temporal que se creó en 1998, en medio de la emergencia económica del final de siglo, y que se quedó en el Estatuto Tributario. Pero “no es eficiente, es regresivo y es ineficiente”, denota Asobancaria.

Incluso calcula que el país pierde 0,07 % de crecimiento del PIB por cuenta de este impuesto. Además “al tener menos recursos del público, el sistema financiero se fondea con fuentes más costosas”, lo que incrementa en 0,28 % las tasas de interés, explica.

Un IVA que retrasa

La propuesta más impopular del proyecto de reforma tributaria también tiene su crítica desde el bando bancario. Subir la tarifa del 16 % al 19 % generaría un aumento de 200.000 millones de pesos en el pago de ese impuesto, según eAsobancaria.

“El sector se vería altamente afectado, pues se incrementaría el pago por insumos y servicios que debe realizar persistentemente para mantener su dinámica”.

La posibilidad de aplicar retención en la fuente por IVA al momento de realizar un pago o un abono por medio de plataformas electrónicas y digitales, también encarecerá de forma “desproporcionada al acceso a servicios digitales, desestimula el comercio virtual y castiga a los usuarios de tarjetas de crédito”, añade.

El gremio pone como ejemplo que en Colombia durante los últimos doce meses a julio se hicieron 44,3 millones de compras internacionales, representan el 19 % del total de transacciones del sector financiero y suman 7,56 billones de pesos.

Dividendos no cuadran

Mientras tanto, si se gravan los dividendos de las personas naturales y las sociedades extranjeras no residentes en Colombia con una tarifa de 10 %, el gremio cree que se desincentivaría la inversión en el mercado de capitales, donde 40 % de la capitalización bursátil es del sector financiero.

El efecto sobre los bancos se sentiría en la medida de que habría un “un incremento en el costo de endeudamiento, pues mientras sea menos atractivo el mercado, menos recursos fluyen al financiamiento de empresas”.

En conclusión, la visión de los bancos confluye con la de demás gremios: la reforma es necesaria, pero “preocupa que varios componentes de la propuesta podrían ir en dirección de subir la tributación de los bancos y afectar la dinámica en los años venideros”.

Chatea con nosotros