Información comprensible: Los contadores deben aprender a redactar en forma clara y concisa.

ESCRIBIR



De Computationis Jure Opiniones
Número 1729, Diciembre 14 de 2015

Según el citado documento: “(…) 41 El papel de los estados financieros principales para satisfacer el objetivo de los estados financieros es proporcionar información que facilite una visión global de la situación financiera y rendimiento de una entidad. Esta visión global puede ser útil para los usuarios principales de la forma siguiente: (…) (b) comprendiendo la situación financiera y el rendimiento pasados de la entidad para pronosticar entradas de efectivo y comprender tendencias; (…)”.

Por un lado la información financiera debe ser compresible. De acuerdo con el marco de conceptos “(…) CC30 La clasificación, caracterización y presentación de la información de forma clara y concisa la hace comprensible (…)”. Por el otro, la información debe ser comprendida. Esto es posible para quienes “(…) tienen un conocimiento razonable de las actividades económicas y del mundo de los negocios, y que revisan y analizan la información con diligencia. (…)” –CC32-.

Así las cosas, tenemos que los contadores deben aprender a redactar en forma clara y concisa. La Ley 43 de 1990 determina: “Artículo 69. El certificado, opinión o dictamen expedido por un Contador Público, deberá ser claro (…)”. Por otra parte, los contadores deben tener un conocimiento adecuado de los negocios. Esto se obtiene reflexionando sobre las industrias, tal como lo hemos explicado en artículos precedentes. Finalmente, el contador debe estar preparado para hacer con diligencia, con cuidado, con esmero, un análisis de la información financiera. Esto requiere del conocimiento de un método de revisión.

Si efectivamente un contador entiende unos estados financieros, podrá explicar la forma cómo opera, financieramente hablando, la empresa respectiva y podrá subrayar las tendencias que señalan sus posibles nuevos comportamientos. En algunos países es posible encontrar información de muchos períodos, de manera que las tendencias son más fáciles de identificar.

Todo esto tiene que ver con el valor de predicción. Se lee en el marco de conceptos: “CC10 El valor predictivo y el valor confirmatorio de la información financiera están interrelacionados. La información que tiene valor predictivo habitualmente también tiene valor confirmatorio. Por ejemplo, la información de ingresos de actividades ordinarias para el ejercicio corriente, que puede ser utilizada como base para la predicción de ingresos de actividades ordinarias en ejercicios futuros, puede también compararse con predicciones de ingresos de actividades ordinarias para el ejercicio actual que se realizaron en ejercicios pasados.

Los resultados de esas comparaciones pueden ayudar a un usuario a corregir y mejorar los procesos que se utilizaron para hacer esas predicciones anteriores. (…)”. Se trata de ser buenos lectores.

Hernando Bermúdez Gómez

Pontificia Universidad Javeriana
De Computationis Jure Opiniones
Número 1729, Diciembre 14 de 2015