¿Cómo integrar la sobretasa al CREE en el cálculo del impuesto de renta diferido (NIC 12)?

 

De Computationis Jure Opiniones
Número 1307, mayo 11 de 2015

 

 

Por ser un impuesto que se relaciona con las ganancias sujetas a imposición (NIC 12, párrafo 2), está dentro del alcance de la NIC 12, tanto para el impuesto a las ganancias corriente como diferido.

 

El límite mínimo de $800 millones, hace que el porcentaje de esta sobretasa no se pueda simplemente sumar a la tasa del impuesto de renta (25%, en general) y a la tasa del impuesto a la equidad CREE (9%, en general) para aplicarla a las diferencias temporarias con el fin de calcular el impuesto a las ganancias diferido. Una solución para integrar la sobretasa en este cálculo, podría ser ponderarla sobre la renta gravable esperada total, teniendo en cuenta el límite mínimo de $800 millones. Por ejemplo:

 

Renta líquida gravable esperada 2015=

 

$1.000 millones

 

A los primeros $800 millones aplica el 34%   (= 25% impuesto de renta + 9% CREE)

 

A partir de $800 millones (= los $200 millones restantes) aplica el 39% (= 25% renta + 9% CREE + 5% sobretasa CREE del 2015)

 

Ponderar estos porcentajes nos da:

   34% x 80% (= $800 / $1.000)                           + 39% x 20% (= $200 / $1.000)                           = 27,2% + 7,8% = 35%

 

En este ejemplo, el 35% sería la tasa que debe ser aplicada a las diferencias temporarias para calcular el impuesto a las ganancias diferido. Por supuesto se debe tener en cuenta que en ciertas ocasiones van a aplicar tasas diferentes a las tasas mencionadas, dependiendo del tipo de sociedad, de su ubicación, de si la intención de la entidad es vender el activo o usarlo (según descrito por los párrafos 51, 51A y 51C de la NIC 12) y de sus consecuencias tributarias en general, entre otros.

 

Por otro lado, el párrafo 47 de la NIC 12 explica que se debe calcular el impuesto a las ganancias diferido, teniendo en cuenta “las tasas fiscales que se espera sean de aplicación en el periodo en el que el activo se realice o el pasivo se cancele”. En este orden de ideas, se debería aplicar el 5%, 6%, 8%, 9% y 0% (ponderado por las rentas esperadas) a las diferencias temporarias cuya reversión se espera en el año 2015, 2016, 2017, 2018 y 2019 en adelante, respectivamente. Incluso, para diferencias cuya reversión ocurre gradualmente (como por ejemplo a través de la depreciación), deberíamos tener en cuenta múltiples sobretasas, en teoría. En otras palabras; para saber cómo se debe ponderar qué sobretasa, se requiere de los presupuestos tributarios a corto y mediano plazo, lo cual para muchas empresas representa algo novedoso.

 

Dejo sujeto al juicio profesional de los auditores y los revisores fiscales dónde se encuentran los límites de la materialidad y la practicabilidad en este contexto.

 

 

 

Hans Dries Frans Thomas

 

 

 

Pontificia Univercidad Javeriana 
De Computationis Jure Opiniones
Número 1307, mayo 11 de 2015

 

Chatea con nosotros