Consejos prácticos sobre marcas y patentes

Fuente : www.larepublica.com.co

Un tema que hay que tener en cuenta al momento de tomar la decisión de solicitar el registro de una marca, es que, desafortunadamente, el solicitante nunca podrá tener anticipadamente la certeza de que el signo que escogió es registrable.

En efecto, por más que se hayan tomado todas las previsiones razonables, lo máximo que con ellas se logra es minimizar, nunca excluir, el riesgo de una decisión adversa por parte de la Superintendencia de Industria y Comercio. Y esta incertidumbre está dada por varios factores, los cuales trataremos de abordar sintéticamente. El primero de ellos es el natural grado de subjetividad que se presenta cuando se trata de establecer si dos signos o marcas son o no semejantes en grado de confundibilidad y si los productos y/o servicios que distinguen son o no relacionados. Lo que a unos puede parecer similar, a otros puede parecer diferente. Lo mismo pasa con la relación de productos y servicios. No existen respuestas absolutas y siempre habrá margen para la discusión.

Sin embargo, una práctica que se recomienda para minimizar el riesgo de caer en la causal de irregistrabilidad según la cual no son registrables los signos iguales o similares a marcas anteriormente registradas o solicitadas por terceros para los mismos o similares productos o servicios, es solicitar un certificado de antecedentes fonéticos, el cual compara el signo que se pretende registrar con las bases de datos que maneja la SIC. En estos casos, el único riesgo que se corre es que el criterio de los examinadores de marcas sea diferente al del solicitante que haya considerado que las marcas relacionadas en dicho certificado no guardan ninguna similitud con la pretendida o que los productos o servicios no tienen relación alguna.

Desgraciadamente no ocurre lo mismo, es decir no es posible hacer una comparación previa a través del certificado de antecedentes fonéticos, con otras causales de irregistrabilidad, sobre las que es imposible tener algún control. Nos referimos concretamente a los nombres y enseñas comerciales y a los derechos de autor.

En efecto, según las normas que regulan la materia, no se puede registrar como marca un signo que sea igual o similar a un nombre comercial o a una enseña comercial o que infrinja el derecho de autor de un tercero.

El gran inconveniente que presentan estas causales es que, en razón de la manera como se adquieren los derechos sobre los nombres y enseñas comerciales (por el primer uso en el comercio, sin necesidad de registro), de una parte, y la forma en que se generan los derechos de autor (por el simple acto de la creación de la obra), de otra, no existen ni en la Superintendencia de Industria y Comercio ni en ninguna otra entidad pública o privada, bases de datos de los titulares de nombres y enseñas comerciales, ni de los de derechos de autor, circunstancia que hace que el solicitante de un registro de marca sólo se entere de que su signo estaría infringiendo una de estas figuras, cuando, dentro del trámite de registro, se presente una oposición por el titular del nombre, enseña o derecho de autor que presuntamente se infringiría si se concediera el registro.

Tomado de : https://www.larepublica.com.co/archivos/ASUNTOSLEGALES/2010-12-20/consejos-practicos-sobre-marcas-y-patentes_117913.php

Consejos prácticos sobre marcas y patentes

Fuente : www.larepublica.com.co

En nuestra anterior columna se aclaró que para obtener derechos sobre una marca es imprescindible su registro ante la Superintendencia de Industria y Comercio y que, de ninguna manera, esto se suple con el registro de la empresa, sociedad o establecimiento, en el registro mercantil que llevan las cámaras de comercio.

También quedó claro que puede registrarse como marcas cualquier signo perceptible, por cualquiera de los sentidos, en la medida que sea distintivo y pueda representarse gráficamente.

Sin embargo, es necesario que al momento de elegir una marca, el empresario conozca, además de lo ya explicado, que existen consagradas en la ley algunas situaciones que impiden que un signo, aun cuando cumpla con las condiciones que ya hemos enunciado, sea registrado como marca.

Estas situaciones son las que se conocen como “causales de irregistrabilidad”, las cuales se encuentran consagradas en la Decisión 486 de la Comunidad Andina de Naciones, norma, que valga recordarlo, constituye el régimen común sobre propiedad industrial en los países miembros de la Comunidad Andina de Naciones (hoy, Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia). Es necesario tener en cuenta que existen dos clases de causales de irregistrabilidad: las absolutas y las relativas.

Las primeras se caracterizan porque hacen relación al signo en sí mismo, vale decir, son prohibiciones de registro establecidas en atención a que se considera que determinados signos, de permitirse su registro, no cumplirían con la finalidad propia de las marcas (distinguir productos y servicios en el mercado) o, en algunos casos, le conferirían a su titular una ventaja enorme sobre sus competidores.

Y las relativas, por su parte, se encuentran instauradas para proteger derechos de terceros, lo que significa, en otros términos, que no se permite registrar como marca signos que puedan afectar otras marcas ya registradas o perjudicar a titulares de derechos o de otros signos distintivos legalmente protegidos.

Las principales causales absolutas de irregistrabilidad, entendiendo por tales las que más se presentan en las solicitudes que diariamente se radican ante la SIC.

Tomado de : https://www.larepublica.com.co/archivos/ASUNTOSLEGALES/2010-11-08/consejos-practicos-sobre-marcas-y-patentes-2_114629.php

Chatea con nosotros