Trabajo independiente, una cuestión de perseverancia

Al menos en algún momento, la aspiración de la mayoría de empleados es desarrollar un emprendimiento que permita mejorar la calidad de vida y tener mayor libertad financiera. Sin embargo, una idea empresarial es solo el primer paso y es clave tener objetivos claros, encontrar un nicho de mercado y esforzarse constantemente.

Modelos de venta directa, ya sea plana o tipo multinivel, han permitido que miles de personas en Colombia tengan un negocio independiente, guiados por compañías multinacionales o locales que les brindan productos para comercializar, formación especializada, estrategias de difusión y trayectoria.

Además, los distribuidores o afiliados a estas organizaciones pueden recibir ingresos cuantiosos y hacer una carrera, desde el nivel base hasta escalar 15 escalones en la estructura empresarial, de acuerdo con sus resultados.


Alternativa rentable y sostenible a largo plazo

Luis Hernando Soler y su esposa, Rita Jaulin, iniciaron en el negocio de Amway hace 17 años. Esta compañía multinivel lleva cerca de medio siglo en el mercado internacional y ofrece aproximadamente 400 productos de salud, bienestar, belleza, cuidado y tecnología del hogar.

En ese momento decidieron renunciar a sus trabajos formales en compañías reconocidas y afines a su profesión, porque vieron una opción de crecimiento personal y económico.

“Ascender en la escala depende de la facturación grupal. Cada producto tiene un valor en puntos y, por ende, el objetivo es moverlos a través de un compromiso de equipo”, recalca Soler.

Esta pareja de afiliados explica que hay 17 formas de ganar dinero en Amway, que abarcan desde el uso de productos, los sistemas de mercadeo y las ganancias por liderazgo, hasta la comercialización por venta plana, es decir, la compra de artículos a precio de fábrica y distribución a costo de catálogo.

“Nosotros somos empresarios independientes que creamos redes de consumo; este es el negocio del siglo XXI. No tenemos un vínculo laboral directo con la organización, porque compramos un tipo de franquicia y un kit de afiliación que nos permite desarrollar este oficio”, resalta Rita Jaulin.

De otro lado, desde hace cuatro años, Juan Carlos Rosales es representante de Herbalife, una multinacional dedicada al campo nutricional con presencia en 90 países. Él es administrador comercial, con especialización en mercadeo de la Universidad Central de Venezuela, y su principal fuente de ingreso es la venta de estos productos.


Calidad de vida, la mayor satisfacción

En general, los empresarios independientes indican que los ingresos obtenidos son bastante gratos en relación al tiempo que se invierte en la tarea, porque les permite dedicarse a otras actividades y tener más espacios de esparcimiento con sus familias.

“Lo vi como una opción laboral porque podía realizarlo de forma parcial y no tenía que dejar mi otro trabajo, lo hice paralelo y paulatino. Soy un distribuidor independiente, establezco mis horarios para poder ocuparme de mis otros negocios en Colombia y Venezuela”, afirma Juan Carlos.

Por su parte, Luis Hernando y Rita decidieron apostarle a manejar su tiempo, algunos días los invierten en capacitar a las personas que llegan al grupo, le dedican 3 o 4 horas diarias al negocio, asisten a reuniones para formarse y compartir con otros afiliados.

Además agregan que este negocio no tiene techo, cualquier persona puede ingresar y obtener grandes compensaciones económicas por su trabajo y rendimiento.

“Hay distribuidores que al inicio reciben $250 mil hasta $1 millón y medio, depende del esfuerzo y los deseos de progresar. Nosotros hemos ganado bonos que nos han permitido comprar carro y realizar otras inversiones”, afirma Rita.

Desde otra perspectiva, Juan Carlos advierte que las ganancias son ilimitadas, “alguien nuevo puede ganarse $1 millón al mes, al cabo de 2 o 3 años el ingreso incrementa a $8 o $10 millones y con 10 años a $100 millones, algunos afiliados en la cima de la escala logran hasta 1 millón de dólares. Todo es relativo a lo que se trabaje”, apunta.


Ventajas integrales

Los entrevistados mencionan algunos beneficios de los modelos de venta por afiliación:


Construcción de relaciones de largo plazo: asesorar a los compradores durante años.


Inversión baja de capital: empezar en el negocio requiere de poco dinero y puede hacerse en pareja o familia.


Calidad de vida: posibilidad de manejar autónomamente el tiempo.


Bonificaciones y ganancias considerables: ya sea por comisiones o por medio de premios e incentivos especiales, según las metas alcanzadas.


Capacitación especializada: formación en ventas y liderazgo con herramientas virtuales y reuniones presenciales permanentes.


Reconocimiento y ascenso: posibilidad de escalar dentro de la empresa, gracias a una estructura organizacional definida


Salud y bienestar: consumir los productos y comprobar su efectividad para luego ofrecerlos.


Uso de tecnologías digitales: facilidad en la solicitud y entrega de productos, a través de internet.


Vea también:


Venta directa impulsa el mercado laboral en Colombia


Video: Trabajo independiente, una opción laboral de valor


Navegue este especial en formato pdf interactivo


[email protected]

Tomado de: https://www.elempleo.com/colombia/consejos_profesionales/trabajo-independiente-una-cuestion-de-perseverancia-/13540075

Chatea con nosotros