Proyectos de ley “Anti-Pipe” subirían los costos laborales

Tanto la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex) como la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif) han llamado la atención porque en el Congreso se están tramitando tres proyectos, que han denominado “Anti-Pipe”, pues van en contravía de la reactivación de la economía. 
 
Estas iniciativas pretenden: “i) sancionar a las Cooperativas de Trabajo Asociado (CTAs) y otras formas de tercerización laboral que incumplan las obligaciones laborales (Proyecto de Ley 81 de 2012), lo cual significa atacar la tercerización y dejar sin defensa a un empresariado que todavía enfrenta cargas no salariales hasta del 55%; ii) elevar nuevamente el costo de las horas extras a través de reducir la jornada laboral ordinaria y establecer el llamado “contrato de aprendizaje” (Proyecto de Ley 82 de 2012); y iii) imponer una cuota adicional de aprendices para las empresas (Proyecto de Ley 184 de 2012)”, explicó Anif.
 
La primera iniciativa, que se alista para su tercer debate, corre el riesgo de sepultar a las cooperativas de trabajo y por ende la tercerización laboral que ha permitido reducir la carga laboral de las empresas. “La inexistencia de mecanismos como la tercerización simplemente sacan a Colombia como país que puede aprovechar las oportunidades temporales de mercado, como los picos de demanda. El resultado, los empleos directos y permanentes simplemente no se generarán, pero los temporales tampoco”, dijo Javier Díaz, presidente de Analdex. 
 
En el caso del Proyecto de Ley 82 de 2012, que pasará a segundo debate, se busca reducir la jornada laboral de 6 a.m. – 10 p.m. a 6 a.m. – 6 p.m., lo cual elevaría nuevamente el costo de las horas extras a través de reducir la jornada laboral ordinaria.
 
“La iniciativa parlamentaria también pretende incrementar los sobrecargos para el trabajo durante festivos y dominicales, del 75% sobre la remuneración ordinaria a un 100%”, manifestó el presidente de Anif, Sergio Clavijo.
 
El tercer proyecto (184 de 2012), que cuenta con el aval del Gobierno, y pasa a segundo debate en Cámara, tiene como objetivo incrementar el número de aprendices del Sena que deben contratar las empresas. “En otras palabras se pretende crear empleo por mandato de la ley sin importar el impacto negativo para las nóminas, la rentabilidad y competitividad de las pequeñas, medianas y grandes empresas”, agregó Díaz.
 
El Gobierno ha manifestado que con esto se busca aumentar la productividad de las empresas por medio de una mayor calificación del personal. Sin embargo, como no se ha logrado obtener un consenso entre los empresarios y otros sectores, la iniciativa seguirá en discusión antes de continuar con los debates en el legislativo.
 
“Es equivocado que en este momento adoptemos una contra-reforma que nos ponga en contravía de lo que está pasado en el mundo. Nuestro mercado laboral empezaría a parecerse a la ‘eurosclerosis’ del sur y dejaría de crear empleo agresivamente”, advirtió Juan Carlos Echeverry,  exministro de Hacienda y precursor de las leyes de primer empleo y la reforma tributaria que bajaron los costos de los parafiscales.
 
Justo cuando la industria cae en producción y empleo, las exportaciones se desaceleran y la economía se debilita, por muy bien intencionadas que sean los proyectos, amenazan con frenar la creación de empleo.
tomado de:larepublica.co 
Chatea con nosotros