Pasó la era TLC, llegó la hora del acelerador industrial: Cárdenas

En algo están de acuerdo el profesor José Antonio Ocampo y el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría: llegó el momento de poner un mayor acento en la política industrial y cerrar el ciclo de abrir mercados con Tratados de Libre Comercio (TLC).

Después de la reciente fricción de opiniones entre estos reconocidos economistas, el ministro anunció el miércoles en Medellín, un viraje decisivo en la política económica oficial: mayor atención a los ajustes internos del aparato productivo, después años de un gran acento en ganar mercados externos de doble vía mediante acuerdos comerciales y desgravación arancelaria.

Cárdenas dijo ante un público de empresarios antioqueños que ya están las autopistas para el comercio internacional y llegó la hora de afinar más los vehículos colombianos que las recorran. Después el jefe de la cartera de Hacienda dialogó con El Colombiano sobre este y otros temas de la coyuntura económica del país.

¿Cómo explica ese cambio de una agresiva agenda comercial para centrarse en la política industrial?
“Desde 1993 se mantuvo un ciclo necesario de abrir la economía del país mediante la firma de acuerdos comerciales con nuestros vecinos y sacar adelante TLC que expandieran nuestros mercados en el mundo. Ese ciclo se está terminando con la firma del TLC con la Unión Europa y algún otro más como el de Japón. Ahora el foco será en una política industrial en que se definan cuáles son los sectores que nos permitirán aprovechar los mercados globales, cuáles son los más competitivos”.

En eso coincide con la crítica del exministro José Antonio Ocampo de que la política industrial era una agenda secundaria…
(Risas). “Ahora hay que pensar en cómo aprovechar mejor esos TLC que ya están firmados. Hay que hacer un análisis muy específico, sector por sector, de dónde debemos poner el énfasis”.

¿Cómo ve la mejoría de la industria, según la encuesta de la Andi?
“Sí creemos que la industria tocó fondo en marzo y que hay una recuperación, si bien es tibia, por eso ahora nuestro foco será que la industria recupere tasas de crecimiento superiores”.

¿Ya se ven los efectos del Plan de Impulso a la Productividad y el Empleo (Pipe)?
“Es temprano para decir que la industria ha sentido los efectos del Pipe, lo que sí va a repuntar pronto es todo el sector de insumos para la construcción, cuyos datos de licencias son muy positivos”.

¿Y de dónde salen las cuentas de que la economía crecerá un 4,5% en 2013?
“Nos tendrá que ir muy bien en lo que resta del año, porque tuvimos un arranque débil en el primer trimestre (2,8 por ciento de variación). Ahora bien, hay que recordar que el segundo semestre de 2012 fue de bajo crecimiento (2,9 por ciento) y, entonces, será menor la base con que comparemos este segundo semestre. Eso nos puede llevar a tasas de incremento del Producto Interno Bruto (PIB) superiores al 5 por ciento”.

Aún así, los pronósticos de varios analistas no son tan optimistas…
“Casi todos apuntan a tasas de crecimiento superiores al 4 por ciento. De entrada, eso ya es muy bueno frente al promedio mundial (cerca de 3 por ciento) y cualquier tasa por encima del 4 es muy buena”.

De otro lado, ¿cuáles serán los frentes de inversión del Gobierno que verán afectados con menor crecimiento del presupuesto para 2014?
“No hemos cerrado esa discusión dentro del Gobierno, pero sí tenemos que prepararnos para un presupuesto menos holgado, básicamente, por 5 billones de pesos adicionales en compromisos pensionales y 2,7 billones menos de recaudo por la reducción del 4 al 2 por mil (gravamen a los movimientos financieros). Y como los gastos de funcionamiento son muy inflexibles, realmente, tendremos que hacer un esfuerzo mayor en inversión”.

La reforma pensional, de gran ayuda para el erario público, sigue en veremos…
“Nosotros tenemos el criterio de que más colombianos tengan acceso a pensión, más que resolver el problema financiero o de sostenibilidad. Vi que el Partido Liberal lo puso como una de sus prioridades legislativas, veremos de qué proyecto se trata”.

¿Ve conveniente discutir la reforma pensional en una legislatura preelectoral?
“Hay que ser conscientes de que es más difícil tener quórum y tiempos de estudio de los proyectos, pero no es imposible sacar leyes”.

Sobre tasa de cambio, ¿el entorno internacional permitirá mantener lo alcanzado?
“Las tendencias apuntan a tener una tasa de cambio más alta de la que hemos tenido en estos días de 1.900 pesos. Pienso que se mantendrá en esos niveles y han ayudado las decisiones de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED. Además el Banco de la República aún tiene mucha munición para seguir interviniendo y comprando dólares y asegurar que no se vaya a descolgar el dólar. De hecho, se mantiene la decisión de comprar 2.500 millones de dólares entre junio y septiembre, ya se han adquirido unos 700 millones y quedan 1.800 millones de dólares por comprar”.

¿Ahora que repuntó el peso y se alcanzó el llamado “dólar Cárdenas”, los sectores que se quejaban de la revaluación le han dado las gracias?
“No. Usted sabe que este trabajo de ser ministro de Hacienda no es muy agradecido. Más bien, el mensaje recibido es que no dejemos bajar el dólar”.

Tomado de: elcolombiano.com

Chatea con nosotros